Factor Tubárico

Dada la importancia para la concepción de trompas de Falopio no obstruidas y sanas, los exámenes usados para determinar la permeabilidad (apertura) de las trompas son importantes. Los factores tubáricos y/o peritoneales son la causa de alrededor del 35 por ciento de todos los problemas de infertilidad. Si la histerosalpingografia (HSG) muestra trompas obstruidas, puede haber tejido cicatricial. Su médico puede realizar una laparoscopia para determinar si se han formado adherencias en la superficie externa de las trompas y hasta que punto interfieren con la función tubárica.

Dado que por problemas técnicos, la HSG o la laparoscopia pueden erróneamente indicar obstrucción de las trompas, puede ser necesario realizar ambos exámenes para una adecuada evaluación de las trompas de Falopio.

La laparoscopia es parte importante de una exhaustiva evaluación de infertilidad y no debiera ser innecesariamente demorada, especialmente en pacientes que presentan alguna patología ovárica como quistes, etc. En pacientes jóvenes el médico puede posponer la laparoscopia si la HSG muestra trompas abiertas o si se esta tratando otro problema.

Si las trompas están obstruidas o dalladas, a veces se puede corregir el problema mediante cirugía. Aunque muchos problemas tubáricos son corregibles con la cirugía, las mujeres con trompas severamente dañadas tienen tan pocas posibilidades de lograr un embarazo, que rara vez se intenta la cirugía en ellas. Si este es el caso, la fertilización in vitro (IVF) ofrece la mayor esperanza de un embarazo exitoso.