Nuestro centro está autorizado para ofrecer, entre sus técnicas de reproducción asistida la congelación de ovocitos por medio del método de vitrificación. Mujeres con cáncer y buena esperanza de vida, independientemente de su edad, necesitan preservar su capacidad reproductiva frente a un tratamiento contra el cáncer, potencialmente causante de esterilidad. Para estas mujeres, la opción de congelar sus óvulos y almacenarlos en bancos de ovocitos, podría salvaguardar su potencial reproductivo y quedar gestante en un futuro.

La congelación de ovocitos (vitrificación) es la única técnica que permite a la mujer preservar sus óvulos para que puedan ser fecundados en el futuro con garantías de éxito. Debido a su sencillez y excelentes resultados, esta técnica de preservación de la fertilidad se aplica desde 2006.

Por una gran variedad de razones, las mujeres, sobre todo en los países desarrollados, desean retrasar el momento de la maternidad, lo que podría conseguirse si se congelaran los ovocitos en edades más tempranas, donde es más alto el potencial de fertilidad.

Otro grupo de mujeres podrían beneficiarse de los ovocitos congelados cuando presentan fallo ovárico o menopausia precoz y necesitan donación de ovocitos. El establecimiento de bancos de ovocitos donados simplificaría la logística de este procedimiento. Estos bancos podrían proporcionar de inmediato ovocitos a mujeres que así lo requieran, que fueran compatibles con la pareja, y eliminar al mismo tiempo el problema de las listas de espera.

Por último, la congelación de ovocitos evitaría en muchos casos los prejuicios éticos y morales que conlleva para muchas parejas la congelación de embriones. La criopreservación de gametos no representa ningún tipo de preocupación en este sentido, por lo que se pueden fecundar el número idóneo que permita la transferencia de un máximo de 3 embriones, como marca la Ley de Reproducción Asistida.

Un moderno método desarrollado por investigadores japoneses ha mejorado significativamente las posibilidades de lograr un embarazo a partir de óvulos vitrificados. La vitrificación se logra al extraer el agua del interior de los óvulos para luego enfriarlos en nitrógeno líquido hasta alcanzar en sólo un segundo una temperatura de -196 grados.

A la fecha, ya son más de 400 los bebes nacidos en todo el mundo gracias a esta técnica denominada Cryotop, que desde el año pasado se utiliza también en diversos centros de Reproducción Asistida en España en mujeres que deben ser sometidas a tratamientos oncológicos o que desean preservar su fertilidad para el futuro.

Según Kuwayama, “el 98% de los óvulos sobrevive a los procesos de vitrificación y de descongelación, mientras que las tasas de embarazo obtenidas por los cincuenta centros de fertilización asistida que la emplean actualmente en todo el mundo oscilan entre el 33 y el 65 por ciento”. Con las técnicas previas de criopreservación de óvulos se necesitaban cien de estas células para lograr un embarazo.

Las elevadas tasas de embarazo que se obtienen con la técnica de vitrificación de óvulos desarrollada por Kuwayama son posibles gracias a que Cryotop implica un enfriamiento extremadamente veloz y un manejo muy preciso de las sustancias que se emplean para criopreservarlos, lo que salva el principal obstáculo en el congelamiento de los óvulos: la formación de cristales de hielo en el interior de la célula.

Fases de la vitrificación de ovocitos

Estimulación ovárica

Es la primera fase de este método para preservar la fertilidad. Consiste en inducir una ovulación múltiple mediante la administración de medicamentos hormonales a la paciente.

Durante todo el procedimiento, nuestros especialistas controlan el crecimiento de sus folículos por medio de monitorización ecográfica.

Punción

Es una pequeña intervención ambulatoria de aproximadamente 15 minutos de duración, mediante la cual se extraen bajo control ecográfico los ovocitos que han madurado en los ovarios de la mujer durante la fase anterior.

La punción se realiza en nuestros quirófanos, bajo sedación suave, lo que evita que se sienta ningún tipo de molestia.

Vitrificación de los óvulos

Una vez en nuestro laboratorio, los óvulos son crioconservados mediante la técnica de vitrificación, que consiste en una solidificación celular a bajas temperaturas y muy rápida, impidiendo de esta forma que se produzcan formaciones de hielo.

Inmediatamente después de su vitrificación, los óvulos son almacenados en nuestros tanques de nitrógeno, donde permanecerán perfectamente identificados hasta que sean requeridos.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Cuándo está indicada?

  • Para preservar la fertilidad: La vitrificación de óvulos ofrece la posibilidad de combatir los efectos que el paso del tiempo ejerce sobre el sistema reproductivo de la mujer. Especialmente a partir de los 35 años, se puede hablar de un deterioro que se concreta en:
    • Una reducción progresiva de la fertilidad debido al envejecimiento de los ovarios.
    • Una reducción progresiva de las posibilidades de que si se logra el embarazo nazca un niño sano.

Por ello, esta técnica está indicada en mujeres jóvenes de entre 30 – 35 años sin pareja o que simplemente desean voluntariamente posponer su maternidad.

  • Por razones médicas: por ejemplo antes de comenzar un tratamiento oncológico que pueda producir infertilidad (la quimioterapia y radioterapia producen daños irreversibles en los óvulos).
  • Por razones ético-morales: La vitrificación de óvulos ofrece la posibilidad de evitar la congelación de embriones a aquellas parejas que debido a sus creencias no lo desean. De esta manera sólo serán fecundados el número de óvulos que desean ser transferidos, congelándose el resto de óvulos (en lugar de los embriones como se hace de manera convencional) para su posible posterior uso.
  • Para aumentar las posibilidades de embarazo en mujeres con poca reserva ovárica.