Definición:

Si la pareja dispone de embriones congelados, puede evitar tener que repetir el ciclo de fecundación in vitro completo. Los embriones son descongelados horas antes de ser transferidos a la mujer y se transfieren de igual manera que si fuesen embriones en fresco.

Indicación:

Parejas que ya se han realizado un ciclo de fecundación in vitro y en su momento los embriones no transferidos fueron congelados y almacenados.

Ventajas:

Supone repetir solamente la última fase del ciclo de fertilización in vitro, lo cual repercute en unos costes mucho menores y evitar tener que pasar por la estimulación y punción ovárica.

Desventajas:

En algunos casos los embriones no evolucionan tras ser descongelados y por tanto no habría transferencia.